El aborto según las escrituras

Para el cristiano el asunto del aborto es de muchísima ya que están implicados. el bebé, la madre y la sociedad.
El que la palabra "aborto" no figure en la Biblia no significa que Dios guarde silencio en cuanto al verdadero valor de la vida. La pregunta principal que debe ser respondida es si Dios considera al no nacido una persona. Si la respuesta es, no, al feto se le puede extraer como a un apéndice o un tumor no deseados. Si la respuesta es que sí, entonces es nuestro deber tratar al niño no nacido aun, con todo el amor y el cuidado que Dios nos exige como cristianos, hacia cualquier persona.

Dios consideró a David una persona antes de que naciera, según relata el Salmo 139:13-15: "Porque tú formaste mis entrañas, tú me tejiste en el seno de mi madre. Te alabaré por el maravilloso modo en que me hiciste.¡Qué admirables son tus obras! Del todo conoces tú mi alma. No se te ocultaban mis huesos cuando secretamente era formado y en el misterio era plasmado". La vida humana comienza con la concepción, pues el salmista David utiliza el pronombre personal yo (en varias formas) en los versos bíblicos citados.

Dios le habla más directamente a Jeremías, demostrando que considera al niño en el útero una persona (Jeremías 1-4,5): "Vino pues, la palabra del Señor a mí, diciendo: antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué."

El ser humano en el útero materno es un bebé, (Lucas 1-41,44): "Y aconteció que cuando oyó Isabel la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; e Isabel fue llena del Espíritu Santo, y exclamó con gran voz diciendo: ¿Quién soy yo, para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Tan pronto como la voz de tu salutación llegó mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre."

Lo mismo se afirma de Juan El Bautista (Lucas 1-15): "...y será lleno del Espíritu Santo, aún desde el vientre de su madre". Dios es el autor y dueño de la vida: "El Señor da la muerte y la vida" (1 Samuel 2:6). Y Pablo escribe en Gálatas 1:15: "Pero Dios me escogió desde el vientre de mi madre, y por su mucho amor me llamó".

En estos pasajes Dios se refiere a los nonatos, a uno lo consagró, a otro le señaló para servirle y al tercero lo llenó de su Espíritu Santo. No puede caber duda alguna en estos ejemplos de que el nonato es una persona. Para que no pueda existir reserva alguna de que éstos pudieran ser casos especiales, tomemos en cuenta a la Persona más singular de todas: Nuestro Salvador Jesucristo. Aún siendo uno en su género, las Escrituras nos dicen que en su naturaleza humana Él habrá de ser igual en todo a nosotros. Hebreos 2:17: "Y para eso tenía que ser hecho igual en todo a sus hermanos, para llegar a ser delante de Dios un sumo sacerdote fiel y compasivo, y para expiar los pecados de su pueblo." ¿Queda duda alguna de que Jesús era una persona antes de nacer? Hasta el momento de su muerte en la cruz, Él vivió humanamente como usted y como yo. Por lo tanto, nosotros también somos personas desde el momento de la concepción. No se pueden hacer excepciones basadas en nuestro tamaño, nuestra apariencia externa o el lugar en el cual residimos. Tenemos un gran valor ante los ojos de Dios y lo debemos tener también ante los ojos de todas las personas.

Los versos de Proverbios 24:11,12 son especialmente significativos, pues perfectamente se pueden aplicar a los niños por nacer, a los que no tienen más defensa que nuestra conciencia cristiana. Dice la Biblia: "Salva a los condenados a muerte; libra del peligro a los que están a punto de morir. Pues aunque afirmes que no lo sabías, Dios, que conoce todos los corazones, conoce el tuyo y sabe que estabas enterado; Él pagará a cada uno según sus obras".

Los padres no tienen excusa para considerar el aborto como una fácil y simple solución a sus problemas; aunque no quieran considerar al nonato como a su hijo y se engañen a sí mismos pensando que en un simple producto de la concepción, Dios saldrá en su defensa: "No cambies de lugar los linderos antiguos, ni invadas el terreno de los huérfanos, porque ellos tienen un poderoso libertador que saldrá contra ti en su defensa" (Prov. 23:10).


Versos Bíblicos

Primero consideremos quién creo la vida:
¿de dónde vienen los nonatos?
Génesis 1:1 "En el principio Dios creó el cielo y la tierra."

Génesis 1:27 "Dios creó al hombre a su imagen."

Génesis 33:5 "Son los hijos que Dios ha dado a tu siervo."

Job 10:12 "Me diste vida."

Salmos 127:3 "Don del Señor son los hijos."

Génesis 25:21 "Rogó Isaac a Dios por su mujer, que era estéril,...y concibió Rebeca."

Salmos 127:3 "Don de Dios son los hijos; es merced suya el fruto del vientre."


¿Cómo dice Dios que debemos tratar a los hijos?
2 Reyes 17:16-20: "Traspasaron todos los mandamientos del Señor su Dios...Hicieron pasar por el fuego a sus hijos e hijas, se dieron a la adivinación y augurios, y se entregaron a hacer lo malo a los ojos del Señor, provocando así su ira. Por eso, el Señor se enfureció fuertemente contra Israel y le arrojó de su presencia..."

Levítico 20:1-5: "El Señor habló a Moisés, diciendo: Quienquiera que de entre los hijos de Israel, o de los extranjeros que habitan en Israel, ofrezca al fuego un hijo suyo, será castigado con la muerte".

Jeremías 32-35: "Sacrificar los hijos a Baal es una abominación."

A primera vista parece que estos versos bíblicos no vienen al caso hoy en día; sin embargo, ¿sabía usted, que solamente en el estado de California fueron sacrificados por sus padres más de 200,000 bebitos en un año? Claro está que no los tiraron dentro de la ardiente boca de Baal, sino que fueron abortados. El resultado es el mismo: todos eran totalmente inocentes y todos están muertos.

Mateo 5:17: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido a abrogarla, sino para cumplirla."

Mateo 5:19: "De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos, aunque sea muy pequeño, y lo enseñe así a los hombres, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos."

Mateo 18:10: "Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeñuelos; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos."

Mateo 5:21: "Oísteis que fue dicho a los antiguos, no matarás; y cualquiera que matare será reo de juicio."

Mateo 22:36-40: "Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y más importante mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas."

Mateo 25:37-40: "Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos o sediento, y te dimos de beber?, y ¿cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?, o ¿cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: "De cierto os digo que en cuanto los hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis."


Sobre la matanza de los inocentes
Proverbios 6:16-17: "El Señor aborrece por completo las manos que derraman sangre inocente".

Génesis 9:6: "El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios se ha hecho el hombre."

Exodo 20:13: "No matarás." El asesinato es una maldad según Mateo 5:21, Romanos 1:29, 18:21 y Revelaciones 21:8, 22:15.

La preocupación de Dios por el nonato: Amós 1:13: "Han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; porque para ensanchar sus tierras abrieron en canal a las mujeres embarazadas de la región de Galaad." La ley de Dios dada a Moisés específicamente cubre el tema de la vida y el cuerpo del niño no nacido en el caso de daño accidental, ocasionado por los hombres durante un altercado (Exodo 21:22-24).

Deuteronomio 30:19-20: "A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Dios a tus padres, Abrahán, Isaac y Jacob, que les había de dar."


¿Y qué dice sobre el alma?
Mateo 10:28-31: "Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Pues aún vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos."


¿Es el nonato es parte de nuestro cuerpo
para disponer de él según nuestros deseos? Veamos:
1 Corintios 6:19: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, y el cual tenéis de Dios, y que no os pertenece? Porque habéis sido comprados a precio; glorificad, pues, a Dios con vuestro cuerpo, con vuestro espíritu, los cuales son de Dios."


¿Qué dice Dios sobre los desafortunados que
tienen deformidades, o están enfermos, etc.?
Romanos 9:20: "¿Quién eres tú, para pedirle cuentas a Dios? Dirá el vaso de barro al que lo hizo: ¿Por qué me has hecho así?"

2 Corintios 12:7-9: "Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera. Respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo."

1 Corintios 10:13: "No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar."

Efesios 2:10: "Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas."

Efesios 5:20: "Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo."


¿Cómo debemos tratar a las mujeres que se han practicado un aborto?
Gálatas 6:1: "Hermanos, si alguno fuera sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, socorrerle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado."


¿Cómo es que demasiados cristianos ven el aborto,
utilizando otra ética diferente en cada situación?
Jueces 21:25: "En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía."


Dios perdona
1 Juan 1:9: "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad".


El cristiano debe seguir la ley de Dios
no la de los hombres
Romanos 12:2: "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta".

Fuente:
http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/biblia.html