Para ti ¿Qué es la fe?

Uno de los temas recurrentes y bastante debatidos con respecto a la espiritualidad de la humanidad es la fe, este término es usado por muchas religiones y creencias pero se le ha malinterpretado.

Cuando hablamos de fe, hablamos de confianza y fiabilidad hacia una persona, idea o cosa, pongamos un claro ejemplo, la "Fe en Dios", el término también se ha usado para referirse a una serie de creencias de alguna persona. de una comunidad o de una multitud de personas, el ejemplo más claro es la Fe Cristiana.

Ahora bien ¿Qué es la fe?

Según la Biblia la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11:1). Es aquella seguridad de que aquello que aun no ves suceder, sucederá, basado en la confianza de que aquello que parece imposible, para ti es posible.

La misma biblia habla que la fe es la llave del cielo, pues sin ella es imposible agradar a Dios:
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que recompensa a los que le buscan. ( Hebreos 11:6 )

También la biblia habla de que la fe es el mecanismo por el cual el ser humano se salva:
Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.( Romanos 1:17 )
Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; ( Gálatas 3:11 )

Ahora bien ¿Cómo funciona?

La biblia nos habla que para el que cree, todo le es posible (Marcos 9:23). La gente en la actualidad usa la palabra fe como sinónimo de confianza en escenarios equivocados, por ejemplo es común escuchar a alguien decir, tengo fe en pasar el examen de mañana de la universidad, cuando este hecho no depende que tanto confíes en que vas a ganar el examen, sino que va a depender de que tanto estudiaste para ese examen.

La fe no es una sugestión mental hacia algo, la fe es una certeza total por la cual te mueves en una dirección basado en esa confianza. Es por eso que los cristianos basados en la fe de que el sacrificio en la Cruz hecho por Cristo nos redimió de nuestros pecados y que fue suficiente para hacernos herederos de la vida eterna nos movemos en esa dirección confiando en que al final de nuestra vida veremos esa promesa en el cielo consumada.

La fe no es un pensamiento bonito y estático, la fe es dinámica, es activa, hay que ponerla a moverse. La fe es confiar en algo y ponerse en movimiento para lograr el objetivo. Alguien que tiene la fe de encontrar un trabajo pero se queda en su casa durmiendo esperando a que milagrosamente alguien se aparezca a ofrecerle un trabajo está en un error, la fe es tener la certeza de que lo va a conseguir, se prepara y sale confiado de que no volverá a casa sin uno.

Al igual que el que desea dejar de fumar o tomar y tiene la fe en que Dios le puede ayudar a dejar de hacerlo, pero personalmente no tiene la voluntad de dejarlo, y cuando puede sigue comprando el vicio, es claro que no verá resultados, porque son personas que pretenden tener una revelación sobrenatural o ver un ángel del Cielo bajar y quitarles la cajetilla de cigarrillos o el trago de licor de la mano, porque para ellos eso es fe en Dios y así según ellos es como actúa Dios. Lo cual no funciona así, Dios ayuda y respalda la fe del que quiere cambiar para bien, pero este tiene que trabajar también en su proceso de cambio. La fe es creer y moverse en esa dirección creyendo que lo que pido será hecho.

Lo que muchos llaman fe, muchas veces son altas expectativas de una información equivocada, o sea hay personas que ponen su fe en cosas equivocadas y al final cuando estas no suceden se frustran y caen en resentimiento y en error. Por ejemplo gente que pide con fe ganarse la lotería, o tienen la fe que al tirarse de un segundo piso nada les pasara por la fe que tienen etc. Aunque suenan a tonterías este tipo de personas existen y confían en cosas similares todos los días.

Hay que tener claro que habrá casos donde se cruzan la fe y la soberanía de Dios en ciertas ocasiones y en las que la soberanía de Dios siempre va a imperar. Ejemplo de esto es quizás cuando muere un familiar y todos en casa oraban con fe para que este viviera a pesar de su enfermedad o accidente y al ver el resultado muchos quedan con la incógnita de ¿Dónde quedó la fe?, y la verdad es que las sanidades milagrosas ocurren a diario y que el orar por la sanidad de alguien es correcto sin embargo si en la soberanía de Dios no está en sus planes que esta persona viva, no va a suceder.

La fe no es un mecanismo antojadizo con el cual manipulamos el curso natural del universo, debemos recordar que hay leyes universales, naturales, espirituales, civiles etc. Nuestro mundo está regido por leyes y aunque la fe la cual opera en el plano de lo imposible está por encima de ellas, hay cosas que simplemente están hechas para suceder de cierta manera porque así Dios lo ha dispuesto.

Ahora bien ¿Fe en qué?

Las personas aparentemente en la actualidad le tienen fe a todo y ponen su fe en todo. Incluso hay muchas personas de diferentes religiones y credos que ponen su fe en santos u objetos o en personas y cada quien es libre de pensar y decidir lo que quiere, ni aun el mismo Dios interfiere en este derecho que tiene el ser humano pues el no obliga a nadie a creer en Él.

Sin embargo los cristianos tenemos claro lo que la biblia nos indica sobre los errores en los que el ser humano ha caído en el pasado por poner su fe en lo incorrecto y por los cuales ha sido castigado:

“…diste alabanza a dioses de plata y oro, de bronce, de hierro, de madera y de piedra, que ni ven, ni oyen, ni saben; y al Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos, nunca honraste.” (Daniel 5:23)
“Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación (Insulto) a Dios, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto.” (Deuteronomio 27:15)
“ Así dice el SEÑOR: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del SEÑOR!” (Jeremías 17:5)

Por eso para los Cristianos nuestra fe radica en Dios, fe en su protección, su bendición, su ayuda, su salvación, su amor y su perdón. Vivimos confiados en que somos siempre candidatos a lo mejor que este mundo puede ofrecer, pues seguimos un camino y una dirección enfocada en Él por medio de la certeza en que todo es posible para los que creemos.

Fuente aquí