PDA

Ver la Versión Completa : Parábola La semilla de mostaza interpretación



Jason
25/01/2013, 03:31
Parábola La semilla de mostaza interpretación

La parábola de la semilla de mostaza es una de las tantas historias contadas por Jesucristo, esta parábola habla acerca de una semilla muy pequeña, la semilla de mostaza que más adelante crecía y se transformaba en un árbol grande que brindaba refugio a muchas aves.

Esta historia aparece en el libro de Mateo 13:31-32. La semilla de mostaza es una historia usada para comparar al reino de los cielos debido a sus pequeños comienzos y alcance expansivo en su madurez.

La parábola de la semilla de mostaza contiene lecciones valiosas, aunque es un concepto que es a menudo difícil de captar sin mayor explicación.

LA semilla de mostaza era algo de lo que a Jesús de gustaba hablar, esta parábola fue usada en Mateo, Marcos y Lucas; y además la usó de dos maneras diferentes.

En Mateo 17:20 fue usada cuando sus discípulos no pudieron arrojar fuera de un niño a un demonio: “Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza… nada será imposible”.

La semilla de mostaza es las semilla más pequeña de todas, así que no importan que tan “pequeña” o “grande” sea nuestra fe, lsino lo que importa es en qué o quién esta depositada nuestra fe.

Si nuestra fe esta depositada en el autor y consumador de la fe, Jesucristo, en su poder, esta nos es suficiente para que nada nos sea imposible.


La semilla de mostaza

(Mateo 13: 31, 32)

<< 31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas>>

A partir del contenido de esta parábola de Jesús, veamos como se podría aplicar a nuestra realidad:

Jesús compara el Reino de los cielos con un grano de mostaza. Primeramente, debemos entender que el Reino de los cielos o el Reino de Dios, es la misma cosa, y básicamente significa el GOBIERNO de Dios.

El Reino de los cielos es la voluntad de Dios puesta en acción.

1 • La voluntad de Dios para este mundo es la salvación de los hombres (Jn. 3: 16); y la destrucción de las obras del diablo (1 Jn. 3: 8) <<Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad>> (1 Timoteo 2: 4)

2 • La voluntad de Dios para los creyentes es la santificación

<<pues la voluntad de Dios es vuestra santificación>> (1 Tesalonicenses 4: 3)

¿Por qué compara Jesús la magnitud del gobierno de Dios con una simple semilla, y además siendo ésta la más pequeña de todas?

La semilla

La semilla contiene todo lo que luego será la planta. Todos los ingredientes genéticos están en la semilla; así que todo lo que será la planta está previamente especificado en la semilla, y sólo requiere de tiempo y de las circunstancias ambientales correctas (lluvia, calor, luz, etc.), para que esa semilla fructifique y de a luz la planta.

Cada planta tiene su semilla respectiva.

La semilla o grano de mostaza

Jesús mismo ya nos dice que la semilla de mostaza es la más pequeña de las semillas, y sin embargo, da la más grande de las plantas, hasta convertirse en un árbol.

Así pues, el TAMAÑO inicial no es lo que importa, sino el POTENCIAL acumulado en ese grano.

¿Cómo podríamos trasladar esto a lo espiritual?:

Si Jesús compara el Reino de Dios con la semilla más pequeña que existe, significa esto que el Reino puede ser contenido en una semilla así de pequeña (no de mostaza, obviamente), sino espiritual.

Para Dios, el tamaño de las cosas no es un problema. Tenemos el ejemplo de la sangre de Cristo, Su Hijo: ¿Cuánta cantidad de sangre derramó Jesús en la Cruz? Quizás lo podríamos medir en unos pocos litros, si cabe, y sin embargo, ¿Cuál es el beneficio y potencial de esa poca sangre derramada, la cual era de un solo hombre?:

El declarado y dispuesto para la salvación, regeneración y santificación de todos y cada uno de los hombres de este planeta. Por tanto, no es el tamaño de las cosas lo que es importante, sino el contenido que existe en ellas.

EL REINO DE LOS CIELOS PUEDE CABER EN LA MÁS PEQUEÑA DE LAS SEMILLAS ESPIRITUALES EXISTENTES.

Tú y yo podemos ser como una semilla de mostaza espiritual. Tú y yo, si somos fieles, contenemos el Reino de los cielos en cada uno de nosotros.

Esta (actual) pequeña iglesia, Centro Rey, contiene el Reino de Dios en ella, porque Dios está en ella.

Un solo hombre marca la diferencia

Ezequiel narra lo siguiente: <<El pueblo de la tierra usaba de opresión y cometía robo, al afligido y menesteroso hacía violencia, y al extranjero oprimía sin derecho. 30 Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. 31 Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor >> (Ezequiel 22: 29-31)



Hubo un momento en la historia de Israel, que Dios no hubiera enviado su castigo a causa del innombrable pecado, si solamente hubiera habido una sola persona que se hubiera puesto a interceder como lo hiciera en su momento Moisés cuando Dios iba a destruir a Israel en el Sinaí a causa de su trasgresión (Ex. 32: 11-13). En esta ocasión, Dios no halló a nadie.

¡¡UN SOLO HOMBRE QUE SE PONGA EN LA BRECHA, PUEDE CAMBIAR EL DESTINO!! Y Dios está constantemente buscando ese hombre. ¡Un solo hombre como una semilla de mostaza!

La mentira de satanás

Satanás es el mayor de todos los mentirosos que jamás han existido y existirán. Jesús dice de él que: << Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira>> (Juan 8: 44)

El dice a tu mente: << Fíjate en ti , ¿cómo puedes pensar que las cosas van a cambiar a tu alrededor, si sólo eres tu y un puñado como tú, de locos, ¡fíjate en ti!>> Satanás intenta que tú sólo te fijes en la parte natural o humana de ti, y que no pongas tus ojos en el Reino de Dios que está en ti, porque Jesús está en ti.

Cuando ponemos nuestros ojos en nosotros, según nuestras solas posibilidades humanas, entonces satanás ha logrado sus propósitos. Pero cuando ponemos nuestros ojos en Jesús todo el tiempo, entonces, satanás se queda sin argumentos.

Si Jesús dijo que el Reino de los Cielos es como la semilla más pequeña que existe, es porque, esto no depende del tamaño del continente, sino del contenido:

Dice la Palabra que los cielos de los cielos no pueden contener a Dios (1 R. 8: 27), y al tiempo, Él mora en cada uno de sus hijos: <<El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él >> (Juan 14: 23)

¡¡Gloria a Él, que todo lo puede!!

La victoria que obtiene el diablo es cuando el creyente pone sus ojos en las circunstancias adversas en vez de ponerlos en Jesús. Pero si los ponemos en Jesús, los ponemos en Dios:

<< 9 Porque en Jesús habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad , 10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad>> (Colosenses 2: 9, 10)

LAS CIRCUNSTANCIAS ADVERSAS SOLO SON LAS OPORTUNIDADES DE DIOS PARA GLORIFICARSE.

En el campo, o en el saco semillero

La semilla del Reino debe ser plantada:

Jesús dijo: << De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto >> (Juan 12: 24)

Si la semilla que contiene el Reino se queda en el saco semillero, el Reino se queda en él, en el saco.

Pero si esa semilla es plantada, entonces se le dará la oportunidad real de dejar de ser semilla, para llegar a ser árbol de vida, y que da vida.

Recordemos la parábola de nuevo: << El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo …>> :

La semilla contiene todo el potencial, pero la acción de ser sembrada, hará que ese potencial se traduzca en obra y resultado.

Nosotros como individuos, familia, o iglesia, podemos, o bien quedarnos en el saco semillero, o salir de él para pasar a la acción, y ver como el Reino de Dios se desarrolla en nosotros y a partir de nosotros.

El saco semillero es variopinto

La comodidad, el egoísmo, el falso contentamiento, el engaño, la falta de fe, la fe en las palabras, pensamientos y sentimientos del diablo, el dar crédito a la depresión, duda, lamentación, dejadez, etc. y un largo etcétera.

Todo lo que permanezca en el saco cuando no debiera, llegará a perder su potencial, al no dar fruto:

Jesús en la “parábola de los talentos” dio constancia de aquel siervo que “dejó en el saco” el talento que recibió de su señor, y no negoció con él (Mateo 25: 14-18). El resultado fue que perdió ese talento.

El campo es el mundo

<<Porque de tal manera amó Dios al mundo , que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna>> (Juan 3: 16)

Dios quiere sembrarnos como iglesia e individuos en el campo, que es el mundo, para que muchos vengan a ser semilla, y después planta. También para que muchos se cobijen bajo nuestro amparo en Dios: <<(el grano de mostaza) a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol , de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas >> .

Esta es la manera por la cual somos sal y somos luz en este mundo.

El otro engaño del diablo

Es este: <<Aunque tengáis el potencial de Dios en vosotros, la tierra es estéril y queda poco tiempo ya>>

El diablo siempre mezcla verdad con mentira para producir el engaño:

- Es verdad que la tierra es estéril (los corazones de las gentes).

- Es verdad que queda poco tiempo (el Señor viene pronto).

PERO… No es menos verdad que es DIOS:

- Quien hace fértil la tierra.

- Quien hace las cosas muy rápido y perfectas.

<<…Dios…el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen >> (Romanos 4: 17)

• Dios hizo que Sarai fuera Sara, al hacer que su esterilidad se volviera fertilidad, muy a pesar de sus muchos años, y tuviera a Isaac, el hijo de la promesa.

• Dios hizo que Israel saliera de Egipto y fuera introducido a la postre en la tierra prometida.• Dios ha hecho que los hombres puedan ser salvos en Cristo, cuando éstos por sí mismos jamás pueden serlo.

En cuanto a que queda poco tiempo, hablemos de ello: ¿En cuanto tiempo hizo Dios que la tierra produjera hierba y árboles?: <<Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero>> (Génesis 1: 11-13)

Si sólo en un día de 24 horas (y la Palabra no puede mentir), Dios pobló de árboles y diferentes plantas toda la tierra recién emergida, ¿qué problema tiene Él con el tiempo, si poco o mucho?

El ángel Gabriel le dijo a María, cuando ella no entendía como iba a ser posible que fuera a engendrar un hijo, a Jesús, sin contacto carnal:

<<… nada hay imposible para Dios >> (Lucas 1: 37)

Otra vez, el diablo siempre intenta que pongamos nuestra mira en las posibilidades humanas, y por tanto, no andemos en fe, según lo revelado por Dios. Sin embargo, la Palabra dice: << Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra>> (Colosenses 3: 2)

El Reino de Dios está en cada uno de nosotros como semillas de él, oremos que Dios nos plante como individuos, familia e iglesia en el campo de este mundo, que aunque estéril y con escaso tiempo, está listo según el Cielo, para que en él, el Reino de Dios se multiplique y expanda.